Religión

186.988.000Población

923.768 Km2Área

Leer el informe
keyboard_arrow_down

homekeyboard_arrow_rightNigeria

Marco legal sobre libertad religiosa y su aplicación efectiva

El artículo 15 de la Constitución nigeriana [1] estipula que no se puede discriminar a nadie por motivos religiosos. Nigeria es una república federal democrática compuesta por 36 estados y el Territorio de la Capital Federal, donde se encuentra la capital de país, Abuya; el artículo 10 especifica que ni la federación en su conjunto ni ningún estado en particular puede adoptar una religión de Estado. El artículo 38 de la carta magna garantiza también la libertad de conciencia y religión, en la que se incluyen la libertad de practicar y difundir la religión mediante la enseñanza, y el derecho a la conversión [2] . El mismo artículo dispone, además, que no se puede obligar a nadie a participar en formación religiosa en contra de su voluntad si esa formación no se corresponde con la afiliación religiosa personal. Lo mismo se aplica a las ceremonias religiosas.

Para fomentar la integración social en el país más poblado de África, el artículo 15 de la Constitución obliga al Estado a fomentar los matrimonios entre personas de distinta religión, así como la existencia de clubes y asociaciones abiertos a miembros de distintas religiones. Además, la ley fundamental prohíbe que la adscripción religiosa sea una condición para militar en cualquier partido [3].

Muhammadu Buhari, exgeneral del Ejército, ejerce la presidencia del país desde el 29 de mayo de 2015 [4] . Buhari es musulmán; su predecesor, Goodluck Jonathan, es cristiano. El actual vicepresidente, Yemi Osinbajo, es miembro de una comunidad cristiana protestante, la Iglesia cristiana pentecostal redimida de Dios [5] . La composición del Gobierno refleja el amplio abanico religioso del país que cambia con naturalidad con cada elección presidencial.

Igual que en tantos otros países de África, en Nigeria existe una brecha entre lo que está consagrado en la Constitución y lo que ocurre en la realidad. Por ejemplo, cuando el Gobierno del presidente juró el cargo, tuvo que enfrentarse a graves problemas, como la corrupción y la pobreza generalizada. A nivel económico, el país depende en gran medida del petróleo y del gas natural. Durante el período que se estudia en este informe, el país se vio obligado a centrarse en una serie de cuestiones como los conflictos que se desarrollan en distintas zonas. Entre ellos, destacan los siguientes [6] :

  • La guerra contra las milicias de Boko Haram y el terrorismo yihadista en el noreste del país y en los vecinos Camerún, Chad y Níger (más de 20 000 muertos desde 2009; más de dos millones de refugiados; millones de personas que dependen de la ayuda humanitaria; miles de mujeres y jóvenes secuestrados, esclavizados o reclutados para las milicias y los atentados terroristas) [7]. Según declaraciones oficiales, el Ejército nigeriano, trabajando en colaboración con los países vecinos, consiguió rechazar a Boko Haram en 2015. La realidad es que entonces los combatientes islamistas se dividieron en varias facciones y aún no han sido eliminados por completo [8].
  • Los atentados sangrientos, cometidos en su mayoría contra los agricultores cristianos por los pastores musulmanes fulani (varios miles de muertos desde 2010). En este conflicto que se está desarrollando en el multiétnico cinturón central del país, el problema principal es la tierra, aunque también hay una serie de cuestiones culturales y religiosas [9] .
  • Los conflictos religiosos violentos que se están produciendo en varias zonas del país en los que el motivo religioso se solapa con el trasfondo político (varios miles de muertos desde el año 2000) [10] .
  • Las tensiones latentes y persistentes en el delta del Níger, rico en recursos, contra las autoridades centrales (que se remontan a 2006, aunque se intensificaron a partir de 2016) [11] .

En general, la adscripción religiosa representa un papel importante en el sistema político de Nigeria. En consecuencia, el conjunto de partidos refleja la composición étnica y regional del país [12] . Las ambiciones y sensibilidades de los individuos y los grupos son, con frecuencia, más significativas que los programas de los partidos. La situación se ve agravada por el elevado número de partidos políticos que hacen que el sistema sea ingobernable. Actualmente hay 150 organizaciones preparándose para las elecciones que se van a celebrar en febrero de 2019. En enero de 2018, alrededor de 67 ya habían recibido el reconocimiento oficial [13].

Dado que la religión es, desde siempre, una fuente de conflicto en Nigeria, no hay cifras oficiales sobre adscripción religiosa [14]. Tanto los cristianos como los musulmanes afirman constituir la mayoría religiosa del país [15] .

El artículo 275 de la Constitución nigeriana permite que cada estado cree un tribunal de sharía [16] . El artículo 277 establece que dichos tribunales solo tienen jurisdicción en el ámbito de las leyes de matrimonio y familia, siempre y cuando todas las partes sean musulmanas [17] .

Una medida polémica fue la aplicación de la sharía al derecho penal en 12 estados del norte de Nigeria a partir del año 2000 [18] . Las cuestiones penales sobre las que tienen competencia los tribunales de sharía varían de unos estados a otros [19] . En el estado de Zamfara, al noroeste de Nigeria, las causas penales son competencia de los tribunales de sharía cuando todas las partes son musulmanas [20] . Estos tribunales pueden juzgar e imponer sanciones basadas en las leyes penales islámicas, sanciones entre las que se cuentan la flagelación, la amputación de miembros y la lapidación [21].

Se debate si las leyes de la sharía son compatibles con la Constitución federal de Nigeria, sobre todo en el ámbito del derecho penal[22]. Sin duda, la introducción de la ley islámica en las causas penales ha aumentado las tensiones entre cristianos y musulmanes en muchas partes del país.

Incidentes

Dada la cantidad de atentados cometidos por grupos islamistas o yihadistas durante el período estudiado en este informe, la situación de la libertad religiosa en Nigeria no ha mejorado y sigue siendo enormemente tensa. Hay zonas del país, sobre todo en el centro, en las que la situación se ha deteriorado [23] . Las causas principales son tres:

1. Los atentados terroristas perpetrados por la organización yihadista Boko Haram.

2. Los enfrentamientos entre los pastores nómadas musulmanes y los agricultores sedentarios cristianos por la tierra (en el centro de Nigeria).

3. La incapacidad de las autoridades para investigar las violaciones de la libertad religiosa tal y como está establecida en la Constitución del país.

Las milicias terroristas yihadistas de Boko Haram no son las únicas responsables de esta violencia e intimidación, como se suele pensar en los países occidentales. Aunque Boko Haram sigue cometiendo atentados sangrientos en el noreste del país, secuestrando niñas y niños y participando en el tráfico de seres humanos, la zona central y meridional del cinturón central de Nigeria también están desestabilizadas, pero por otros grupos.

Al amanecer del 24 de abril de 2018 se produjo un sangriento atentado contra la iglesia católica de la localidad de Aya-Mbalom en el estado central de Benue [24]. Según los supervivientes, la violencia se produjo al inicio de la misa de las 5:30 de la mañana, cuando los fieles se estaban congregando. Unos hombres armados entraron en el edificio y empezaron a disparar. Los presentes, aterrorizados, trataron de huir. Nueve personas, entre ellas los concelebrantes, los padres Joseph Gor y Felix Tyloha, murieron asesinadas. Muchas otras resultaron heridas [25].

Según las mismas fuentes, los fulani habían dejado su ganado pastando en los alrededores antes de asaltar el pueblo y la iglesia, pertrechados con armas de fuego y machetes [26]. Después de atacar la iglesia, el grupo armado arremetió contra sesenta viviendas y graneros [[27]. Los habitantes huyeron a los pueblos vecinos. La oficina de prensa de la diócesis de Makurdi publicó unas declaraciones: «Confirmamos las muertes de los padres Joseph Gor y Felix Tyloha en el atentado mortal perpetrado por los pastores yihadistas en la localidad de Aya-Mbalom, en la parroquia de San Ignacio Ukpor-Mbalom» [28]. El responsable de comunicación social de la diócesis, el padre Iorapuu, afirmó que los fulani también habían llevado a cabo masacres en otros pueblos de la zona, pero «al parecer la policía no ha tenido noticias de los ataques cometidos en otras localidades del estado de Benue» [29] .

De hecho, la prensa nigeriana informó de que, también el 24 de abril, unas 35 personas habían sido asesinadas en el pueblo de Tse Umenger, en el municipio de Mbadwem, también en el estado de Benue [30]. Según testigos presenciales, unos 50 nómadas armados invadieron el pueblo alrededor de las 7 de la mañana y cometieron la matanza.

Las masacres perpetradas en varias localidades del estado de Benue agravaron las tensiones en la capital del estado, la ciudad de Makurdi, donde un grupo de adolescentes prendió fuego a neumáticos de coches en el transcurso de unas manifestaciones [31] .

El padre Iorapuu se mostró crítico contra las fuerzas de seguridad. A pesar de que se habían producido atentados similares en otros pueblos de la región, no estaban mínimamente preparados, según manifestó al portal de noticias Daily Trust [32]. El sacerdote ha alertado de que los problemas van a aumentar en Benue ante la actual afluencia de refugiados que huyen de los conflictos armados en la zona norte del país [33].

En abril de 2018, el estado de Nasarawa, al norte de Benue, también fue escenario de varios atentados sangrientos cometidos por los pastores fulani contra los agricultores locales, de etnia tiv. Según el periódico Daily Post, asesinaron a un total de 39 personas y destruyeron 15 casas [34] (información que concuerda con la ofrecida por los socios del proyecto de Nasarawa a la organización benéfica Ayuda a la Iglesia Necesitada después de los atentados). Los municipios de Awe, Obi, Keana y Doma, en el distrito senatorial de Nasarawa, en el sur, también han resultado afectados [35].

Después de estas masacres, los obispos católicos de Nigeria pidieron la dimisión del presidente Buhari [36] . «Es hora de que el presidente elija el camino del honor y considere apartarse para salvar a la nación del hundimiento total», afirmaron. Las declaraciones de los obispos expresaban su horror: «Estas almas inocentes han encontrado una muerte prematura a manos de una banda malvada e inhumana de terroristas salvajes y asesinos que han convertido los grandes espacios del cinturón central y de otras zonas de Nigeria en una inmensa tumba» [37].

Los obispos declararon: «[El padre] Jan Gor había publicado en Twitter: “Vivimos con miedo a que los fulani regresen a la zona de Mbalom. Se niegan a marcharse. Siguen pastoreando sus rebaños. No tenemos medios para defendernos”. […] Sus gritos desesperados pidiendo seguridad y ayuda fueron desatendidos por quienes tendrían que haberlos escuchado». Además comentaron: «Podrían haber huido», refiriéndose a los dos sacerdotes, «pero, fieles a su vocación, permanecieron para seguir sirviendo a su pueblo hasta la muerte» [38].

Los obispos acusaron al Gobierno federal y a sus fuerzas de seguridad de haber fracasado. «¿Cómo puede el Gobierno federal retroceder mientras las fuerzas de seguridad hacen la vista gorda deliberadamente ante los gritos y lamentos de ciudadanos indefensos y desarmados?», se preguntaban. «La Conferencia Episcopal y
muchos nigerianos bien intencionados llevan dos años pidiendo continuamente al presidente que reconsidere la configuración de su aparato y estrategia de seguridad», seguía la declaración. El 8 de febrero, una delegación de los obispos visitó al presidente para llamar su atención sobre la precariedad de la situación de la seguridad. «Desde entonces ―señalaron― el derramamiento de sangre y la destrucción de viviendas… han aumentado en intensidad y brutalidad […]. Actualmente, los cristianos nos sentimos violentados y
traicionados en una nación a la que hemos seguido sirviendo y por la que hemos seguido rezando». «Si el presidente no puede mantener nuestro país seguro, pierde automáticamente la confianza de sus ciudadanos», advirtieron para terminar [39].

Durante el período estudiado en este informe, las milicias de Boko Haram han supuesto una amenaza especialmente grave para la seguridad no solo de los cristianos, sino también de muchos ciudadanos musulmanes, tanto en el nordeste de Nigeria como en los países vecinos. Desde 2009, Boko Haram ha asesinado a más de 20 000 personas y cerca de 2,6 millones de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares [40] . Hay que añadir los miles de niños secuestrados por la organización y entrenados como soldados. Es difícil determinar la cantidad exacta de miembros que tiene Boko Haram. Se calcula que varios miles [41].

El presidente Buhari ha declarado que la lucha contra Boko Haram es uno de los focos de atención de su presidencia [42]. De hecho, parece que se han hecho algunas incursiones en zonas determinadas dirigidas a debilitar a la organización [43]. Aun así, no hay razones de peso para suponer que el ejército nigeriano haya derrotado a Boko Haram, como ha anunciado en repetidas ocasiones el presidente Buhari durante el período estudiado en este informe. En realidad, parece justamente lo contrario. La BBC, por ejemplo, ha informado de 150 atentados en 2017, 23 más que en 2016 [44].

Futuro de la libertad religiosa

Las perspectivas de futuro para la libertad de religión en Nigeria dependen de tres
cuestiones fundamentales.

En primer lugar, ¿conseguirá el Gobierno de Abuya garantizar la seguridad en las zonas del centro y el noreste de Nigeria golpeadas por la crisis? Hasta ahora el presidente Buhari no ha proporcionado recursos suficientes para acabar con las atrocidades y juzgar a los culpables. Si no se consigue recuperar la estabilidad, habrá más hambre y más desplazamientos.

En segundo lugar, con frecuencia es la pobreza la que arroja a las personas, sobre todo a los jóvenes, en brazos de los fundamentalistas. Se necesita con urgencia investigación y desarrollo.

Y en tercer lugar, el Gobierno tiene que garantizar que la libertad religiosa esté consagrada en la ley.

Tampoco se puede excluir el peligro de ruptura de Nigeria, teniendo en cuenta la inmensa diversidad étnica y cultural del país.

Notas finales / Fuentes

[1] Nigeria’s Constitution of 1999 with Amendments through 2011 (‘Constitución de Nigeria de 1999, con enmiendas hasta 2011’). En: Constitute Project, constituteproject.org. [En línea]. Disponible en:
<https://www.constituteproject.org/constitution/Nigeria_2011.pdf?lang=en>. [Consulta: 28 abril 2018]. Todos los artículos citados de la Constitución nigeriana remiten a esta fuente.

[2] V. «Nigeria». En: OFICINA DE DEMOCRACIA, DERECHOS HUMANOS Y TRABAJO DEL DEPTO. DE ESTADO DE LOS ESTADOS UNIDOS, International Religious Freedom Report for 2016 (‘Informe sobre la Libertad Religiosa en el Mundo 2016’). [En línea]. Disponible en: <https://www.state.gov/j/drl/rls/irf/2016/af/268682.htm>. [Consulta: 14 agosto 2018].

[3] Ibidem.

[4] V. «Munzinger Länder: Nigeria». En: Munzinger Archiv 2018 (‘Archivo Munzinger 2018’). [En línea]. Disponible en: <https://www.munzinger.de/search/start.jsp>. [Consulta: 28 abril 2018].

[5] «Meet Buhari’s running mate, Prof Yemi Osinbajo». Vanguard, 17-12-2014. [En línea]. Disponible en:
<https://www.vanguardngr.com/2014/12/meet-buharis-running-mate-prof-yemi-osibajo/>. [Consulta: 28 abril 2018].

[6] V. «Munzinger Länder: Nigeria». En: Munzinger Archiv 2018.

[7] Ibidem.

[8] Ibidem.

[9] Ibidem.

[10] Ibidem.

[11] Ibidem.

[12] Ibidem.

[13] Ibidem.

[14] V. «Nigeria». En: International Religious Freedom Report for 2016.

[15] Para más información sobre la proporción de las distintas comunidades religiosas en el conjunto de la población nigeriana, puede consultarse: Brian GRIM y otros (eds.), Yearbook of International Religious Demography 2017. Leiden / Boston: Brill, 2017.

[16] Véase: Nigeria’s Constitution of 1999 with Amendments through 2011.

[17] Ibidem. Véase también: «Nigeria». En: International Religious Freedom Report for 2016.

[18] V. «Munzinger Länder: Nigeria». En: Munzinger Archiv 2018.

[19] V. «Nigeria». En: International Religious Freedom Report for 2016.

[20] Ibidem.

[21] Ibidem.

[22] V. «Munzinger Länder: Nigeria». En: Munzinger Archiv 2018.

[23] A lo largo del texto que sigue se ofrecen referencias claras.

[24] «Nigeria: 19 Tote bei Angriff auf Kirche». Die Tagespost, 25-4-2018. [En línea]. Disponible en:
<https://www.die-tagespost.de/politik/pl/Nigeria-19-Tote-bei-Angriff-auf-Kirche;art315,188048>. [Consulta: 29 abril 2018].

[25] «Two priests among victims in central Nigeria massacres». En: Agenzia Fides, 25-4-2018. [En línea]. Disponible en: <http://www.fides.org/en/news/64086-
AFRICA_NIGERIA_Two_priests_among_victims_in_central_Nigeria_massacres>. [Consulta: 29 abril 2018].

[26] V. «Nigeria: 19 Tote bei Angriff auf Kirche».

[27] V. «Two priests among victims in central Nigeria massacres».

[28] Ibidem.

[29] Ibidem.

[30] Ibidem. Véase también: A. C. GODWIN, «35 killed as herdsmen burn down entire Benue village». Daily Post, 24-4-2018. [En línea]. Disponible en: <http://dailypost.ng/2018/04/24/breaking-35-killed-herdsmen-burn-entire-benue-village/>. [Consulta: 30 abril 2018].

[31] Ibidem.

[32] V. «Nigeria: 19 Tote bei Angriff auf Kirche».

[33] Ibidem.

[34] J. O. NWACHUKWU, «Herdsmen strike again, kill 39, raze 15 houses in Nasarawa». Daily Post, 17-4-2018. [En línea]. Disponible en: <http://dailypost.ng/2018/04/17/herdsmen-strike-kill-39-raze-15-houses-nasarawa/>. [Consulta: 30 abril 2018].

[35] Ibidem.

[36] «Let the President step down if he is unable to defend the nation». En: Agenzia Fides, 27-4-2018. [En línea]. Disponible en: <http://www.fides.org/en/news/64101-
AFRICA_NIGERIA_Let_the_President_step_down_if_he_is_unable_to_defend_the_nation>. [Consulta: 29 abril 2018].

[37] Ibidem.

[38] Ibidem.

[39] Ibidem.

[40] M. SCHRÖDER, «Boko Haram. Alles zur Terrororganisation». Zeit Online, 29-3-2018. [En línea]. Disponible en: <https://www.zeit.de/politik/ausland/boko-haram-ueberblick>. [Consulta: 30 abril 2018].

[41] Ibidem.

[42] V. «Munzinger Länder: Nigeria». En: Munzinger Archiv 2018.

[43] La CNN ofrece un estudio general de los atentados cometidos por Boko Haram entre 2002 y el 26 de febrero de 2018: «Boko Haram Fast Facts». En: CNN, 8-5-2018. [En línea]. Disponible en: <https://edition.cnn.com/2014/06/09/world/boko-haram-fast-facts/index.html>. [Consulta: 1 junio 2018].

[44] M. WILSON, «Nigeria’s Boko Haram attacks in numbers – as lethal as ever». En: BBC, 25-1-2018. [En línea]. Disponible en: <http://www.bbc.com/news/world-africa-42735414>. [Consulta: 30 abril 2018].

Acerca de nosotros

Ayuda a la Iglesia Necesitada - ACN, Fundación de la Santa Sede promovida por el Papa Pío XII, e iniciada por el P. Werenfried van Straaten en 1947, apoya anualmente alrededor de 6.000 proyectos pastorales en más de 140 países. A través de la oración, la información y la caridad, ACN ayuda a los cristianos necesitados o que sufren persecución en cualquier parte del mundo.