Religión

23.396.000Población

36.000 Km2Área

Leer el informe
keyboard_arrow_down

homekeyboard_arrow_rightTaiwán

Marco legal sobre libertad religiosa y su aplicación efectiva

Aunque la República de China, por utilizar el nombre oficial de Taiwán, solo está separada de la República Popular de China por el delgado estrecho de Taiwán, está enormemente lejos del continente en lo que a la libertad religiosa se refiere. Gracias a la democratización de sus instituciones de gobierno y de su vida política, iniciada por el presidente Lee Teng-hui, cristiano presbiteriano[1] (en el poder entre 1988 y 2000), Taiwán disfruta actualmente de una auténtica libertad religiosa. Tanto la Constitución como las leyes del país garantizan una plena libertad de religión a los 23 millones de taiwaneses, libertad que las autoridades normalmente defienden[2]. No se ha informado de que se hayan producido tensiones religiosas entre organizaciones o grupos.

Actualmente Taiwán experimenta una gran afluencia de visitantes procedentes de la República Popular de China, que tienen la oportunidad de comprobar por sí mismos cómo se vive en un país chino con una libertad religiosa auténtica. Ejemplo de ello es la experiencia del movimiento Falun Gong en Taiwán. Siendo una forma de qigong aplicada sobre la tradición budista, Falun Gong se popularizó en China en la década de 1990 llegando a tener miles de seguidores. En 1999, asustadas por el éxito del movimiento, las autoridades chinas decidieron tomar medidas contra él: Falun Gong fue prohibido y miles de sus seguidores encarcelados, torturados o ejecutados. Por el contrario, en Taiwán, donde el movimiento ha seguido activo, la Sociedad Falun Gong de Taiwán cuenta con un millón de miembros divididos en más de mil ramas diferentes. Aunque hay que tomar estas cifras con cautela, las iniciativas de los miembros taiwaneses de Falun Gong para informar a los turistas chinos que visitan la isla sobre el movimiento y la represión que sufrió en la China continental ilustran el alto grado de libertad religiosa de Taiwán[3].

Desde el punto de vista legislativo, hay que mencionar la situación de los empleados del hogar según las leyes laborales de Taiwán. En el país hay unos 231 000 empleados[4] procedentes, fundamentalmente, de Filipinas e Indonesia. Sus contratos de trabajo no suelen incluir un día de descanso semanal, lo que limita sus posibilidades de acudir a algún lugar de culto y participar en actos religiosos comunitarios[5]. No parece que, por el momento, las autoridades taiwanesas tengan la intención de enmendar la legislación en este punto en concreto.

Dejando a un lado estas consideraciones, la libertad religiosa está consagrada en la Constitución, que defiende la libertad de culto y un mismo trato a todas las religiones. Todas las actividades religiosas se consideran legales siempre y cuando no interfieran con las libertades fundamentales y no pongan en peligro el bienestar y el orden social.

En Taiwán, las religiones se aceptan en la vida diaria y el país alberga muchos movimientos religiosos nuevos que florecen y se desarrollan, con frecuencia a partir del budismo, el taoísmo o el confucianismo; por ejemplo, el yiguandao, que surgió de este último.

Otro movimiento significativo que muestra el florecimiento de las organizaciones religiosas en Taiwán es la Fundación Tzu Chi. Nacido en 1966, el movimiento Tzu Chi surgió tras la reunión de una monja budista con tres religiosas católicas de la orden de las ursulinas. La monja budista, Cheng Yen, fundó después Tzu Chi, que cuenta con un amplio alcance social y desarrolla una gran labor benéfica. Actualmente este movimiento gestiona varios monasterios, dos universidades, dos canales de televisión, restaurantes vegetarianos, varios centros de formación y seis hospitales. Está establecido en más de 96 países [6]y cuenta con 10 000 empleados y dos millones de voluntarios.

Incidentes

En los dos últimos años no se han registrado incidentes importantes relacionados con el ejercicio de la libertad religiosa.

En julio de 2017, la Agencia de Protección Medioambiental, organismo ejecutivo de nivel ministerial, anunció el proyecto de limitar el uso de incienso en los templos de las grandes ciudades [7]. La Agencia explicó que esta decisión pretendía reducir la contaminación del aire ocasionada por la quema de incienso. Se convocaron manifestaciones pacíficas delante del edificio del Palacio presidencial de Taipéi, en las que miembros de las comunidades religiosas defendían que el humo del incienso no es comparable con la contaminación provocada por la actividad industrial y el transporte. En respuesta, el Yuan ejecutivo (rama ejecutiva del Gobierno de Taiwán) publicó imágenes de la presidenta Tsai Ing-wen y el primer ministro Lin Chuan rezando en un templo con varillas de incienso en la mano para demostrar que la controversia era «un malentendido» y que «la Agencia nunca pretendió prohibir una práctica religiosa». No obstante, la Agencia sigue defendiendo que se trata de una medida necesaria para conseguir mejorar la calidad del aire de las ciudades de Taiwán[8].

La posible legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo constituye un tema controvertido en Taiwán. La Alianza de Grupos Religiosos para la Protección de la Familia, organismo creado en 2013 por la Iglesia católica y una serie de grupos budistas, se opone en especial a los cambios léxicos que aparecen en el proyecto de ley, por ejemplo la propuesta de sustituir las palabras «marido y mujer» de la legislación actual por «esposos» o «compañeros». La presidenta Tsai Ing-wen, que durante su campaña electoral defendió abiertamente «la pluralidad de los tipos de familia», ha preferido posponer el proyecto de ley afirmando que, sobre esta cuestión, primero hay que alcanzar un consenso nacional[9]. Aun así, no se ha registrado ninguna violación de los derechos de los grupos religiosos relacionada con este asunto.

 

Futuro de la libertad religiosa

Es de esperar que en los próximos años la actual democratización de las instituciones nacionales y de la vida política que ha enraizado en el país evite cualquier restricción al ejercicio de la libertad de religión. Las religiones tienen una presencia significativa en la vida de la isla.

Notas finales / Fuentes

[1] Cheng-Tian Kuo, Religion and Democracy in Taiwan. Nueva York: State University of New York Press, 2008, p. 13.

[2] american institute in taiwan, International Religious Freedom Report for 2014: Taiwan Part. [En línea]. Disponible en: <https://www.ait.org.tw/international-religious-freedom-report-2014-taiwan-part/>. [Consulta: 21 febrero 2018].

[3] Cheng Yuyan, «Taiwan: Thousands of Falun Gong Practitioners Hold Chinese New Year Celebration in Appreciation of Master Li». En: Falun Dafa Minghui.org, 15-2-2015. [En línea]. Disponible en: <http://en.minghui.org/html/articles/2015/2/15/148410.html>. [Consulta: 21 febrero 2018].

[4] V. «Taiwan». En: oficina de democracia, derechos humanos y trabajo del depto. de estado de los estados unidos, International Religious Freedom Report for 2016 (‘Informe sobre la Libertad Religiosa en el Mundo 2016’). [En línea]. Disponible en: <https://www.state.gov/documents/organisation/269012.pdf>. [Consulta: 21 febrero 2018].

[5] J. Henley, «Domestic slavery, Maid in Taiwan». Taipei Times, 17-2-2015. [En línea]. Disponible en: <http://www.taipeitimes.com/News/feat/archives/2015/02/17/2003611746>. [Consulta: 21 febrero 2018].

[6] V. «La fondation bouddhiste Tzu Chi inaugure ses nouveaux locaux». Le Nouvelliste, 16-1-2018. [En línea]. Disponible en: <http://www.lenouvelliste.com/article/181888/La%20fondation%20bouddhiste%20Tzu%20Chi%20inaugure%20ses%20nouveaux%20locaux>. [Consulta: 21 febrero 2018].

[7] Una práctica habitual en las religiones tradicionales de China es que los fieles se reúnan en los templos para quemar grandes cantidades de incienso.

[8] V. «Religious leaders incensed over rumored incense ban». Taiwan News, 21-7-2017. [En línea]. Disponible en: <https://www.taiwannews.com.tw/en/news/3215774>. [Consulta: 21 febrero 2018].

[9] V. «Les chrétiens mobilisés pour bloquer la légalisation du mariage homosexuel». Églises d’Asie, 23-11-2016. [En línea]. Disponible en: <http://eglasie.mepasie.org/asie-du-nord-est/taiwan/2016-11-23-les-chretiens-mobilises-pour-bloquer-la-legalisation-du-mariage-homosexuel>. [Consulta: 21 febrero 2018].

 

 

 

 

Acerca de nosotros

Ayuda a la Iglesia Necesitada - ACN, Fundación de la Santa Sede promovida por el Papa Pío XII, e iniciada por el P. Werenfried van Straaten en 1947, apoya anualmente alrededor de 6.000 proyectos pastorales en más de 140 países. A través de la oración, la información y la caridad, ACN ayuda a los cristianos necesitados o que sufren persecución en cualquier parte del mundo.