Religión

186.000Población

539 Km2Área

Leer el informe
keyboard_arrow_down

homekeyboard_arrow_rightSanta Lucía

Marco legal sobre libertad religiosa y su aplicación efectiva

El preámbulo de la Constitución [1] establece que el pueblo de Santa Lucía afirma su fe en la supremacía de Dios Todopoderoso; creen que todas las personas han sido creadas iguales por Dios, con unos derechos y una dignidad inalienables; reconocen que el disfrute de estos derechos depende de una serie de libertades fundamentales, como la libertad personal, de pensamiento, de expresión, de comunicación, de conciencia y de asociación, y comprenden que la dignidad humana exige el respeto a los valores espirituales.

La Constitución santalucense especifica que todas las personas tienen una serie de derechos y libertades fundamentales, cualquiera que sea su raza, lugar de origen, opiniones políticas, color, credo o sexo, sujetos todos ellos al respeto a los derechos y libertades de los demás y al interés público. Reconoce, asimismo, el derecho a la libertad personal y a la igualdad ante la ley, así como a la libertad de conciencia, expresión, reunión y asociación.

Se reconoce la objeción de conciencia al servicio militar.

La carta magna garantiza que a nadie se le negará el disfrute de la libertad de conciencia, en la que se incluyen la libertad de pensamiento y religión, la libertad de cambiar de religión o creencia, y la libertad de manifestar la propia creencia, ya sea individual o colectivamente, en público o en privado, a través del culto, la enseñanza, la práctica y la observancia.

A ninguno de los que asisten a un centro educativo, están en prisión o sirven en las Fuerzas Armadas se le podrá obligar, salvo con su propio consentimiento (o el de sus padres o tutores, en el caso de los menores de 18 años), a recibir formación religiosa o a participar o asistir a ceremonias religiosas que no sean de la propia religión o credo.

Todas las comunidades religiosas tienen el derecho a crear y mantener, a sus expensas, centros educativos. También tienen derecho a impartir formación religiosa a los miembros de sus organizaciones, con independencia de que reciban o no subvenciones del Gobierno.

Nadie será obligado o coaccionado para que preste juramento contrario, o de forma contraria, a sus creencias o religión.

Además, nadie será tratado de forma discriminatoria por ninguna persona o autoridad. Por discriminación, se entiende dar un trato diferente o especial, total o parcialmente, a las personas basándose en su sexo, raza, lugar de origen, opinión o afiliación política, color o credo.

Los ministros de religión no pueden ser elegidos como senadores o miembros de la Cámara baja.

Incidentes

De acuerdo con la información aportada por fuentes gubernamentales, eclesiásticas y de los medios de comunicación, no se han registrado casos de intolerancia, discriminación o persecución por motivos religiosos en Santa Lucía.

Futuro de la libertad religiosa

Igual que en el período anterior, entre 2016 y 2018 no se han producido incidentes dignos de mención. Por lo tanto, la situación no ha cambiado y las perspectivas de futuro siguen siendo positivas en el ámbito de la libertad religiosa.

Notas finales / Fuentes

[1] Constitution of Saint Lucia (Chapter 1:01). [En línea]. Disponible en: <http://www.govt.lc/media.govt.lc/www/resources/legislation/ConstitutionOfSaintLucia.pdf>. [Consulta: 3 marzo 2018].

Acerca de nosotros

Ayuda a la Iglesia Necesitada - ACN, Fundación de la Santa Sede promovida por el Papa Pío XII, e iniciada por el P. Werenfried van Straaten en 1947, apoya anualmente alrededor de 6.000 proyectos pastorales en más de 140 países. A través de la oración, la información y la caridad, ACN ayuda a los cristianos necesitados o que sufren persecución en cualquier parte del mundo.