Religión

11.079.000Población

637.657 Km2Área

Leer el informe
keyboard_arrow_down

homekeyboard_arrow_rightSomalia

Marco legal sobre libertad religiosa y su aplicación efectiva

Desde 1991, Somalia carece de un Gobierno central cuyo mandato alcance a todo el territorio nacional [1]. Desde agosto de 2012, el país está regido por una Constitución Federal Provisional [2] que define a Somalia como «república federal». Consagra, entre otros aspectos, la separación de poderes, un orden federal y los derechos humanos y civiles fundamentales, entre ellos, la prohibición de la mutilación genital femenina, que está especialmente extendida por todo el país [3]. Al parecer, quienes practican esta mutilación suelen pensar, erróneamente en gran medida, que se trata de una práctica religiosa [4].

Las condiciones de seguridad del país han seguido siendo muy deficientes durante el período estudiado en este informe y, en consecuencia, aplicar la Constitución solo se consigue con grandes dificultades. El estatus de la religión y de la vida religiosa está sujeto a la carta magna y a la legislación que comparten los tres territorios del país: Somalia, Puntlandia y Somalilandia.

El islam es la religión del Estado y el presidente tiene que ser musulmán [5]. En Somalilandia, este requisito también afecta al cargo de vicepresidente. La Constitución provisional garantiza la igualdad de derechos a todos los ciudadanos, con independencia de su religión. Sin embargo, al mismo tiempo, también estipula que la legislación tiene que ajustarse a la sharía. La carta magna provisional se aplica a todos los ciudadanos, independientemente de su adscripción religiosa. Por lo tanto, incluso los no musulmanes están sometidos a una legislación que sigue los principios de la sharía. Aunque la conversión desde el islam a otra religión no está prohibida expresamente por la Constitución provisional, no está aceptada socialmente. Por otro lado, en las constituciones de Somalilandia y Puntlandia, la conversión sí está expresamente prohibida [6]. Los no musulmanes tienen prohibido profesar su fe en público.

La formación religiosa islámica es obligatoria en todos los colegios públicos y musulmanes del país [7]. Solo están exentos unos pocos colegios no musulmanes. Todas las comunidades religiosas deben registrarse en el Ministerio de Asuntos Religiosos. Sin embargo, en la práctica, esta obligación es bastante caprichosa, bien porque los criterios que hay que cumplir para el registro no están demasiado claros, bien porque las autoridades se ven desbordadas por la tarea [8]. La siguiente norma se aplica en los tres territorios del país: para los casos en los que el Gobierno central no funciona, se han desarrollado a nivel local y regional mecanismos especiales basados en la ley tradicional somalí y en la sharía [9].

Debido a la amenaza que supone el grupo terrorista islámico Al Shabab, se produjeron retrasos en la celebración de las elecciones presidenciales o parlamentarias. En su lugar, el presidente fue elegido por el Parlamento y los miembros del Parlamento fueron designados por delegados de los clanes del país. Finalmente, a principios de octubre de 2016 se celebraron elecciones al Parlamento y 184 diputados de los 328 eligieron como presidente a Mohamed Abdullahi, Farmajo, el 8 de febrero de 2017 [10].

Los procesos contra los extremistas de Al Shabab se están juzgando en tribunales militares, pero los defensores de los derechos humanos denuncian sus procesos y sentencias. Se sigue aplicando la sanción más severa, la pena de muerte [11]. Con ayuda internacional, se consiguió expulsar a Al Shabab de Mogadiscio, pero este grupo terrorista sigue perpetrando gran cantidad de atentados tanto en dicha ciudad como en cualquier otro lugar [12]. Después de la larga contienda, la situación de los derechos humanos en el país es desastrosa. Se realizan ejecuciones sumarias sin juicio previo y, con frecuencia, se llevan a cabo violentos ataques contra grupos o individuos [13]. En la zona que se halla bajo la influencia de Al Shabab, en la que está en vigor una versión más estricta de la sharía, se cometen graves violaciones de los derechos humanos, incluidas las ejecuciones por lapidación [14].

Se considera que los musulmanes suníes constituyen prácticamente el total de la población [15] y que el resto de las comunidades son muy pequeñas. También hay algunos musulmanes chiíes. En torno al 94 % de la población es de ascendencia cusita y comparten el idioma somalí y la fe musulmana [16].

Anteriormente, el islam sufí tolerante estaba muy extendido en Somalia y, desde hacía siglos, las relaciones con el resto de las religiones eran buenas. Sin embargo, en los últimos veinte años se ha impuesto el extremismo islamista en el país. Diversas fuentes, entre ellas la Iglesia, han confirmado la presencia del Dáesh, así como la de Al Qaeda y Al Shabab [17].

Según informaciones de los servicios de inteligencia occidentales, se sabe que en Somalia funcionan actualmente células del Dáesh. Se dice que se trata de excombatientes de Al Shabab que se han unido a soldados extranjeros procedentes de Oriente Medio y que han llegado a Somalia tras las derrotas sufridas por el Dáesh en Siria e Irak [18]. El administrador apostólico de Mogadiscio, el obispo Giorgio Bertin de Yibuti, confirmó su presencia en Somalia. También la prensa somalí ha informado de esto. Se cree que los militantes extremistas están activos sobre todo en Puntlandia, el territorio parcialmente autónomo del nordeste del país [19].

El pequeño grupo de cristianos de Somalia incluye a inmigrantes procedentes de los países vecinos. En Mogadiscio vive una pequeña comunidad de somalíes cristianos que cuenta con unos treinta fieles, ancianos en su mayoría [20]. Viven ocultos por miedo a las represalias de los militantes extremistas. Se ven obligados a practicar su fe de forma clandestina. El padre Stefano Tollu, capellán militar de la sección italiana de la misión de formación financiada por la Unión Europea, consiguió ponerse en contacto con un miembro de la comunidad, Moisés (no es su nombre real), un cristiano criado en la época en la que Somalia era colonia italiana. El padre Tollu y él celebraron una breve reunión para no levantar sospechas. Aun así, según el padre Tollu, el encuentro fue muy productivo [21]. Moisés le contó que su comunidad de católicos somalíes está amenazada [22].

Los cristianos de Somalia afrontan peligros y amenazas incluso en el seno de sus propias familias, según explicó el padre Tollu [23]. La generación nacida en la década de 1990 es más intolerante y ya no entiende que sus mayores se convirtieran al cristianismo. Por ello, los miembros ancianos de la familia han abandonado a sus hijos y nietos. Incluso algunos cristianos han muerto a manos de sus propios nietos. Moisés contó al padre Tollu que «la violencia está en las casas y nosotros, que somos pocos, arriesgamos la vida cada día» [24].

Los pocos católicos somalíes que quedan no reciben asistencia espiritual habitual. El padre Tollu confirmó que en Mogadiscio no se puede garantizar la seguridad de ningún sacerdote [25].

Incidentes

Durante el período estudiado en este informe, Somalia ha seguido siendo uno de los países más peligrosos del mundo. La nación ha asistido a continuos ataques letales, en ocasiones varias semanas seguidas. El deterioro es evidente como consecuencia de que el Dáesh está afianzándose. Este deterioro afecta también a la libertad religiosa. Los extremistas de Al Shabab llevan años tratando de crear una teocracia, para lo cual ya han matado a miles de personas en ataques y asaltos [26]. Se teme que las fuerzas de seguridad nacionales sean incapaces de recuperar el control sobre los extremistas cuando los 21 000 efectivos de las fuerzas internacionales destacadas en el país por la Misión de la Unión Africana (AMISOM, por sus siglas en inglés) completen su retirada en 2020 [27].

El 14 de octubre de 2017 se produjo un atentado terrorista en un distrito comercial de Mogadiscio, en el que se utilizó un camión cargado de explosivos. Según los cálculos iniciales, el ataque se cobró al menos 385 vidas e hirió a más de 200 personas [28], aunque hay fuentes que elevan la cifra de muertos a 600 [29]. Ningún grupo reivindicó el atentado, pero el presidente Mohamed Abdullahi se lo atribuyó a Al Shabab. Se trata del peor atentado con bomba de la historia de Somalia [30].

A principios de marzo de 2018, combatientes de Al Shabab mataron a tres soldados de Burundi destacados en Somalia que formaban parte de la misión internacional de pacificación [31]. Otros siete soldados resultaron heridos, algunos de ellos de gravedad. Un convoy que transportaba a las tropas burundesas fue atacado con lanzacohetes y armas de fuego en el camino entre Mogadiscio y Yowhar. El vehículo blindado quedó destrozado y cuatro camiones fueron devorados por las llamas. Burundi ha enviado 5 000 soldados a la AMISOM. El objetivo de esta misión es colaborar en la estabilización de Somalia y hacer retroceder a Al Shabab. Los militantes reivindicaron el atentado en un mensaje radiofónico. Afirmaban haber matado a 23 soldados burundeses y haber destruido 17 vehículos, cifras que resultan exageradas.

Al menos cuatro soldados de la vecina Uganda murieron en un atentado de Al Shabab el Domingo de Resurrección de 2018. La explosión del 1 de abril de 2018 golpeó a una base militar de la Unión Africana [32]. A esta explosión le sucedió un intenso tiroteo entre soldados de la Unión Africana y milicianos de Al Shabab. Los extremistas sufrieron 30 bajas y afirmaron haber matado a 59 soldados ugandeses. Se dice que el ataque tenía como finalidad intimidar a la Unión Africana y a todas las naciones africanas por su apoyo al Gobierno central somalí.

Al parecer, en diciembre de 2017 combatientes extremistas publicaron un vídeo en el que pedían a los integrantes del Dáesh «que “den caza” a los no creyentes y cometan atentados contra iglesias y mercados» [33]. Ese mismo mes, los estadounidenses lanzaron su primer ataque con drones contra el Dáesh provocando numerosas bajas.

Todos estos hechos suceden en un contexto de inestabilidad generalizada. Los grupos extremistas perpetran contundentes y continuos atentados, sobre todo en la capital, Mogadiscio[34]. La violencia afecta menos a la población local, ya que el objetivo de los ataques suelen ser los extranjeros.

Futuro de la libertad religiosa

Hay pocas esperanzas de que la situación en el Cuerno de África mejore, no solo a causa de la continua violencia, sino también del aumento de la violencia extremista en toda Somalia. El Gobierno central es débil y la comunidad internacional está manifestando menos voluntad de aceptar un compromiso duradero en el país. Aumenta la preocupación por las actividades que los grupos militantes están desarrollando en las vecinas Kenia, Etiopía y Yibuti.

Después de la caída del dictador Mohamed Siad Barre en 1991, Somalia ha soportado una violencia continuada, con un incremento de los ataques de grupos extremistas, entre ellos, el salvaje atentado terrorista de octubre de 2017. El caos contrasta claramente con el islam moderado que existía en Somalia anteriormente.

Cada vez es menor el interés internacional por Somalia. Por ejemplo, a pesar de la violencia continua que sufre el país, el ejército alemán dejó de entrenar a las fuerzas de seguridad a finales de marzo de 2018 [35].

Notas finales / Fuentes

[1] «Somalia bekommt neue Verfassung». Deutsche Welle, 1-8-2012. [En línea]. Disponible en: <http://www.dw.com/de/somalia-bekommt-neue-verfassung/a-16136698>. [Consulta: 1 abril 2018].

[2] Somalia’s Constitution of 2012 (‘Constitución de Somalia de 2012’). En: Constitute Project, constituteproject.org. [En línea]. Disponible en: <https://www.constituteproject.org/constitution/Somalia_2012.pdf?lang=en>. [Consulta: 1 abril 2018].

[3] V. «Munzinger Länder: Somalia». En: Munzinger Archiv 2018 (‘Archivo Munzinger 2018’). [En línea]. Disponible en: <www.munziger.de/search/login>. [Consulta: 1 abril 2018].

[4] organización mundial de la salud, «Female genital mutilation», 31-1-2018. [En línea]. Disponible en: <http://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/female-genital-mutilation>. [Consulta: 10 junio 2018].

[5] V. «Somalia». En: oficina de democracia, derechos humanos y trabajo del depto. de estado de los estados unidos, International Religious Freedom Report for 2016 (‘Informe sobre la Libertad Religiosa en el Mundo 2016’). [En línea]. Disponible en: <https://www.state.gov/j/drl/rls/irf/religiousfreedom/index.htm#wrapper>. [Consulta: 1 abril 2018].

[6] Ibidem.

[7] Ibidem.

[8] Ibidem.

[9] V. «Munzinger Länder: Somalia». En: Munzinger Archiv 2018.

[10] Ibidem.

[11] Ibidem.

[12] Ibidem.

[13] human rights watch, «Somalia». En: World Report 2018.  Events of 2017, pp. 483-488. [En línea]. Disponible en: <https://www.hrw.org/sites/default/files/world_report_download/201801world_report_web.pdf>. [Consulta: 12 mayo 2018].

[14] «Somalia’s al Shabaab stones woman to death for cheating on husband». En: Reuters, 26-10-2017. [En línea]. Disponible en: <https://www.reuters.com/article/us-somalia-violence/somalias-al-shabaab-stones-woman-to-death-for-cheating-on-husband-idUSKBN1CV302>. [Consulta: 12 mayo 2018]. Véase también: «Somali woman “with 11 husbands” stoned to death by al-Shabab». BBC, 9-5-2018. [En línea]. Disponible en: <http://www.bbc.com/news/world-africa-44055536>. [Consulta: 12 mayo 2018].

[15] Para más información sobre la proporción de las distintas comunidades religiosas en el conjunto de la población somalí, puede consultarse: Brian Grim y otros (eds.), Yearbook of International Religious Demography 2017. Leiden / Boston: Brill, 2017.

[16] V. «Munzinger Länder: Somalia». En: Munzinger Archiv 2018.

[17] Ibidem.

[18] V. «Mgr. Bertin: ISIS has arrived in Somalia: “The interests of various international partners increase the Somali instability”». En: Agenzia Fides, 9-2-2018. [En línea]. Disponible en: <http://www.fides.org/en/news/63724-AFRICA_SOMALIA_Mgr_Bertin_ISIS_has_arrived_in_Somalia_The_interests_of_various_international_partners_increase_the_Somali_instability>. [Consulta: 2 abril 2018].

[19] Ibidem.

[20] V. «A small community of Somali Christians lives their faith in hiding». En: Agenzia Fides, 28-2-2018. [En línea]. Disponible en: <http://www.fides.org/en/news/63823-AFRICA_SOMALIA_A_small_community_of_Somali_Christians_lives_their_faith_in_hiding>. [Consulta: 1 abril 2018].

[21] Ibidem.

[22] Ibidem.

[23] V. «A small community of Somali Christians lives their faith in hiding».

[24] Ibidem.

[25] Ibidem.

[26] V. «Munzinger Länder: Somalia». En: Munzinger Archiv 2018.

[27] V. «Mindestens zwei Menschen bei Bombenanschlag in Mogadischu getötet». Handelsblatt, 25-3-2018. [En línea]. Disponible en: <http://www.handelsblatt.com/politik/international/somalia-mindestens-zwei-menschen-bei-bombenanschlag-in-mogadischu-getoetet/21112342.html>. [Consulta: 1 abril 2018].

[28] Ibidem.

[29] El grupo de rescate creado por Somalia (Zobe Rescue Committee) para investigar cuántas vidas se han perdido calcula que ha habido 587 muertos y 316 personas gravemente heridas. Si se incluyen el atentado con bomba perpetrado a mediodía en un cruce muy concurrido en el hotel Nasa Hablod y el de la Academia de Policía del año pasado, el total asciende a 656 víctimas mortales.

[30] Ibidem.

[31] V. «Terrormiliz Al-Shabaab tötete Soldaten aus Burundi». DerStandard.de, 3-3-2018. [En línea]. Disponible en: <https://www.derstandard.de/story/2000075407918/terrormiliz-al-shabaab-toetete-soldaten-aus-burundi>. [Consulta: 1 abril 2018].

[32] V. «Vier Soldaten bei Angriff auf AU-Stützpunkt in Somalia getötet». Tiroler Tageszeitung, 1-4-2018. [En línea]. Disponible en: <http://www.tt.com/home/14196596-91/vier-soldaten-bei-angriff-auf-au-st%C3%BCtzpunkt-in-somalia-get%C3%B6tet.csp>. [Consulta: 2 abril 2018].

[33] Ibidem.

[34] Ibidem.

[35] P. Sandner, «Die letzten Bundeswehr-Soldaten verlassen Somalia». Deutsche Welle, 23-3-2018. [En línea]. Disponible en: <http://www.dw.com/de/die-letzten-bundeswehr-soldaten-verlassen-somalia/a-43106271>. [Consulta: 2 abril 2018].

Acerca de nosotros

Ayuda a la Iglesia Necesitada - ACN, Fundación de la Santa Sede promovida por el Papa Pío XII, e iniciada por el P. Werenfried van Straaten en 1947, apoya anualmente alrededor de 6.000 proyectos pastorales en más de 140 países. A través de la oración, la información y la caridad, ACN ayuda a los cristianos necesitados o que sufren persecución en cualquier parte del mundo.