Religión

6.592.000Población

72.300 Km2Área

Leer el informe
keyboard_arrow_down

homekeyboard_arrow_rightSierra Leona

Marco legal sobre libertad religiosa y su aplicación efectiva

El artículo 24 de la Constitución de 1991 (enmendada)[1] reconoce el derecho de todos los ciudadanos a profesar su religión o creencia y practicarla, individual o colectivamente, en público y en privado, a difundirla y a cambiar de religión. Nadie puede ser obligado a prestar un juramento contrario a sus convicciones religiosas o personales. Las comunidades religiosas no tienen la obligación de inscribirse en el Registro, pero las que lo hacen pueden disfrutar de exenciones de impuestos y de otras ventajas [2]. Se permite impartir enseñanza religiosa en la escuela pública como parte del programa de estudios estándar y obligatorio, pero no puede tener una orientación confesional, sino que tiene que basarse en los principios éticos del cristianismo, el islam, las creencias tradicionales africanas y otras religiones del mundo [3]. Las comunidades religiosas pueden impartir un programa de estudios propio optativo para el alumno.

La relación entre las distintas comunidades religiosas del país normalmente es buena. No son infrecuentes los matrimonios entre cristianos y musulmanes, y numerosas familias acogen bajo el mismo techo a miembros de distintas religiones [4]. Es digno de mención el hecho de que muchos musulmanes y cristianos practican además los cultos tradicionales africanos. Las Iglesias cristianas, y entre ellas especialmente las protestantes, están experimentando un gran crecimiento. La Iglesia católica disfruta de plena libertad para ejercer su apostolado. El Consejo Interreligioso de Sierra Leona, a través de sus representantes cristianos y musulmanes, realiza una importante colaboración a la convivencia pacífica entre las diferentes comunidades de fe [5].

Incidentes

Durante el período estudiado en este informe, el Consejo Interreligioso y la Oficina Nacional de Seguridad de Sierra Leona han señalado repetidamente los peligros que suponen para la cohesión social el extremismo islámico y el de algunos grupos cristianos [6]. Esto afecta de forma especial a jóvenes que viven en la pobreza y, por lo tanto, están más abiertos a los puntos de vista extremistas. Sierra Leona es uno de los países más pobres del mundo. A esto se añaden las consecuencias de la devastadora epidemia de ébola de 2014 y 2015 que se cobró numerosas vidas [7].

La Oficina Nacional de Seguridad ha calificado al extremismo islámico de amenaza para la seguridad nacional y ha hecho de la lucha contra él uno de los elementos centrales de la estrategia antiterrorista nacional [8]. Se organizan reuniones interconfesionales e interreligiosas para fomentar la tolerancia y la moderación religiosa.

Más de 200 imanes y misioneros musulmanes, tanto nacionales como extranjeros, asistieron a un taller organizado por la Oficina Nacional de Seguridad bajo el título «No hay lugar para el terrorismo en el islam» y firmaron una estrategia conjunta para combatir este fenómeno. El objetivo principal de esta iniciativa era mostrar a los líderes musulmanes lo que pueden hacer en sus comunidades para frenar los mensajes públicos de odio contra otros musulmanes y contra las comunidades religiosas no musulmanas [9]. Los asistentes al taller también se comprometieron a participar en una campaña que se desarrolló durante seis meses en las mezquitas y en las cadenas de radio musulmanas. El fin era difundir mensajes de tolerancia religiosa y fomentar un espíritu de buena convivencia religiosa.

En una carta pastoral del 11 de julio de 2017, con anterioridad a las elecciones parlamentarias que se celebraron el 7 de marzo de 2018, los obispos católicos de Sierra Leona pidieron a los partidos políticos y a los candidatos «que respetasen el proceso electoral, preservaran la paz, defendieran los intereses del pueblo de Sierra Leona y se considerasen competidores, no adversarios, en estas elecciones plurales» [10]. A los sacerdotes, religiosos y fieles laicos los conminaron a «fomentar el espíritu de unidad, reconciliación, tolerancia y paz en sus sermones, homilías, conferencias y compromisos pastorales» [11].

«Hay que dejar a un lado nuestras diferencias étnicas, culturales y religiosas en aras de un bien mayor», señalaron los obispos, haciendo referencia a la epidemia de ébola. «Hay que volver a manifestar estas actitudes deseables que hemos mostrado con tanta claridad en momentos críticos de nuestra historia ahora que nos encaminamos hacia las elecciones nacionales de 2018, elecciones que van a determinar la próxima etapa de la historia de nuestro país»[12].

Futuro de la libertad religiosa

de nuevo de la pobreza como consecuencia de la epidemia de ébola hace que el país sea especialmente vulnerable al extremismo religioso. Hay que añadir, además, la herencia de la guerra civil de 1991-2002 y los desastres naturales (con frecuencia producto de la actividad humana) cuyas víctimas con frecuencia se ven desprotegidas. El 13 de agosto de 2017, Freetown, capital de Sierra Leona, sufrió un deslizamiento de tierra que afectó a más de 1000 personas, matándolas o destrozando sus viviendas [13]. «Es otra tragedia que acaece en un país que aún no se ha recuperado del desastre de la epidemia de ébola», afirmó el padre Chukwuyenum Afiawari, provincial de los jesuitas de África septentrional-occidental. «Mientras atendemos a las necesidades inmediatas, no debemos perder de vista la reconstrucción a largo plazo, sino que hay que empezar a planificarla», añadió el sacerdote jesuita. «Pedimos a todos nuestros hermanos jesuitas, comunidades e instituciones del conjunto de nuestra sociedad, a nuestros colaboradores en la misión, a los amigos y benefactores, y a todas las personas de buena voluntad que se unan a esta noble causa mientras trabajamos para aportar ayuda de emergencia», declaró el padre Afiawari.

Esta petición urgente manifiesta la difícil situación que atraviesa Sierra Leona. Los extremistas religiosos con frecuencia encuentran en el país unas condiciones favorables para hacer proselitismo sin la menor oposición. A pesar de que siempre se ha vivido una colaboración pacífica entre las distintas religiones y confesiones, el yihadismo, que está ganando terreno en muchas regiones de África occidental, supone un peligro especial.

Por otro lado, hay ritos religiosos tradicionales que provocan intensas polémicas en la sociedad. Un tema especialmente sensible es la circuncisión de las niñas [14]. Con una población musulmana mayoritaria, Sierra Leona es uno de los pocos países de África que no tiene una legislación en contra de la mutilación genital. Se trata de una tradición muy generalizada que, además, se utiliza con fines políticos. Según la policía, durante la campaña electoral para las elecciones del 7 de marzo de 2018, los candidatos y los partidos políticos pagaron ceremonias de circuncisión para comprar votos. La policía prohibió celebrar estas ceremonias, prohibición que se mantuvo en vigor hasta el día de las elecciones.

Sierra Leona camina despacio hacia la consolidación económica tras el grave retroceso de los últimos años. Se espera que los esfuerzos que se están realizando para luchar contra una pobreza generalizada y para mejorar las ayudas sociales, como la asistencia sanitaria, sirvan para fortalecer una convivencia pacífica entre las religiones y las confesiones.

Notas finales / Fuentes

[1] Sierra Leone’s Constitution of 1991 (as amended). En: Constitute Project, constituteproject.org. [En línea]. Disponible en: <https://www.constituteproject.org/constitution/Sierra_Leone_2008.pdf?lang=en>. [Consulta: 24 marzo 2018].

[2] V. «Sierra Leone». En: oficina de democracia, derechos humanos y trabajo del depto. de estado de los estados unidos, International Religious Freedom Report for 2016 (‘Informe sobre la Libertad Religiosa en el Mundo 2016’). [En línea]. Disponible en: <https://www.state.gov/j/drl/rls/irf/religiousfreedom/index.htm#wrapper>. [Consulta: 24 marzo 2018].

[3] Ibidem.

[4] Ibidem.

[5] Ibidem.

[6] Ibidem.

[7] V. «Munzinger Länder: Sierra Leone». En: Munzinger Archiv 2018 (‘Archivo Munzinger 2018’). [En línea]. Disponible en: <www.munziger.de/search/login>. [Consulta: 25 marzo 2018].

[8] V. «Sierra Leone». En: International Religious Freedom Report for 2016.

[9] Ibidem.

[10] «The Bishops: Journeying towards peaceful and credible elections». En: Agenzia Fides, 11-7-2017. [En línea]. Disponible en: <http://www.fides.org/en/news/62614-AFRICA_SIERRA_LEONE_The_Bishops_Journeying_towards_peaceful_and_credible_elections>. [Consulta: 25 marzo 2018].

[11] Ibidem.

[12] Ibidem.

[13] «Mudslide in Regent: mobilization of the West African Church». En: Agenzia Fides, 29-8-2017. [En línea]. Disponible en: <http://www.fides.org/en/news/62819-AFRICA_SIERRA_LEONE_Mudslide_in_Regent_mobilization_of_the_West_African_Church>. [Consulta: 25 marzo 2018].

[14] A. Jalloh, «Anspannung vor der Wahl in Sierra Leone». Deutsche Welle, 5-3-2018. [En línea]. Disponible en: <http://www.dw.com/de/anspannung-vor-der-wahl-in-sierra-leone/a-42830567>. [Consulta: 25 marzo 2018].

Acerca de nosotros

Ayuda a la Iglesia Necesitada - ACN, Fundación de la Santa Sede promovida por el Papa Pío XII, e iniciada por el P. Werenfried van Straaten en 1947, apoya anualmente alrededor de 6.000 proyectos pastorales en más de 140 países. A través de la oración, la información y la caridad, ACN ayuda a los cristianos necesitados o que sufren persecución en cualquier parte del mundo.