Religión

23.924.000Población

475.650 Km2Área

Leer el informe
keyboard_arrow_down

homekeyboard_arrow_rightCamerún

Marco legal sobre libertad religiosa y su aplicación efectiva

La Constitución[1], promulgada en 1972 y enmendada recientemente en 2008, reconoce en su preámbulo que «la persona humana posee derechos sagrados e inalienables, sin distinción de raza, religión, sexo o credo». Además, establece que «ninguna persona será discriminada por su origen, religión, opinión filosófica o política, con sujeción al respeto a la política pública».

El Estado se define como laico, y su «neutralidad e independencia» están garantizadas respecto a todas las confesiones religiosas. El artículo 18 proclama la libertad de religión y culto: «Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o creencia, y la libertad de manifestar la propia religión o creencia individual o colectivamente, en público o en privado, mediante la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia».

La ley exige que los grupos religiosos reciban la aprobación gubernamental para operar, así como también permite al presidente disolver cualquier comunidad de fe. A pesar de ello, cientos de grupos funcionan libremente por todo el país sin autorización gubernamental. El Gobierno no ha registrado ningún grupo nuevo desde 2010. El registro permite que los grupos adquieran propiedades y accedan a exenciones fiscales; también facilita el trabajo de los misioneros extranjeros, a los que se permite solicitar visados más amplios[2].

Siempre se ha considerado que los musulmanes de la región del Extremo Norte disfrutan de un gran poder económico y político. Los dirigentes religiosos cristianos se quejan con frecuencia, al menos en privado, de que en la práctica esto se traduce en que las Iglesias suelen encontrarse con grandes dificultades burocráticas cuando intentan construir lugares de culto o cualquier otro edificio destinado a sus actividades sociales[3].

A diferencia de la escuela pública, los colegios privados pueden ofrecer enseñanza religiosa. No obstante, estos colegios solo pueden operar si cumplen los mismos estándares en los ámbitos educativo y de infraestructuras que las escuelas públicas[4].

Las siguientes fiestas religiosas se consideran festivos nacionales: Navidad, Viernes Santo, Semana Santa, la Ascensión y la Asunción; Aíd al Fitr, Aíd al Adha y el nacimiento del profeta Mahoma.

Incidentes

El 31 de mayo de 2017 desapareció de su residencia el obispo de Bafia, Jean-Marie Benoit. Un pescador halló su cadáver en el río Sanaga el 2 de junio. Aunque las primeras noticias sugirieron que podría tratarse de un suicidio, la Conferencia Episcopal de Camerún efectuó unas declaraciones el 13 de junio, al final de su Asamblea General, afirmando que todo apuntaba a que había sido un asesinato. Los obispos pidieron que «se identifique [a los asesinos] y se les lleve ante la justicia para que se sean juzgados conforme a la ley», y añadieron que «el Gobierno tiene que cumplir con su deber de proteger la vida humana, especialmente la de las autoridades eclesiásticas». Asimismo, recordaron a otros cuatro cargos de la Iglesia cuyos asesinatos, que se remontan a las décadas de 1980 y 1990, siguen sin resolverse: Joseph Mbassi, asesinado en 1988; Antony Fontegh, en 1990; Yves Plumey (arzobispo emérito de Garua), en 1991, y Engelbert Mveng, en 1995.

Las declaraciones de los obispos contradicen la versión de los hechos ofrecida por el fiscal público del tribunal de apelación de la región del Centro, a la que pertenece la ciudad de Bafia, según la cual no se habían encontrado pruebas de violencia en el cuerpo del obispo y la causa más probable de su muerte era que se hubiera ahogado[5]. El Journal du Cameroun informó de que en junio había aparecido el Land Cruiser del obispo aparcado en un puente de Yaundé, diez millas más arriba, y de que entre los papeles que había en uno de los asientos se hallaba un mensaje escrito a mano donde ponía: «Estoy en el agua». Sin embargo, la agencia Camernews reveló que uno de los forenses había observado señales de tortura en el cuerpo del obispo, además de indicios de que la muerte se había producido antes de caer al agua. En el momento de redactar este informe, aún no se ha identificado a los autores del crimen y siguen poco claras muchas de las circunstancias que rodean el caso. No se celebró ninguna ceremonia religiosa en la catedral de Bafia porque, en su interior, se encontraron varios símbolos relacionados con la brujería, tales como sangre fresca[6].

La región angloparlante de Camerún, al oeste del país, que lleva sufriendo violentas protestas desde 2016, ha sido el escenario de varios incidentes denunciados por los dirigentes religiosos, entre los que destacan ataques contra la libertad religiosa. El 16 de octubre de 2017, los obispos católicos de la provincia eclesiástica de Bamenda denunciaron «el uso bárbaro e irresponsable de armas de fuego por parte de las fuerzas de seguridad contra la población civil desarmada». Los obispos afirmaron que les había alarmado, en particular, el hecho de que a unos fieles que se dirigían a la misa dominical los «expulsaron de sus hogares, arrestaron a algunos y a otros (entre los que había adolescentes y ancianos indefensos) los mataron a tiros, disparando desde helicópteros de combate»[7].

La región del Extremo Norte de Camerún, que cuenta con una población mixta de musulmanes y cristianos, sigue acosada por los numerosos atentados del grupo terrorista Boko Haram, que desde 2014 ha ampliado su campaña de descomunal violencia desde Nigeria hasta Camerún. Se dice que el número de ataques armados de Boko Haram ha ido disminuyendo a lo largo de 2017 y 2018. Ello puede atribuirse al debilitamiento militar del Dáesh en Oriente Medio, pues Boko Haram es la «filial» del Dáesh en Camerún. En mayo de 2018, una serie de representantes musulmanes llevaron a cabo algunos intentos de llamamiento al diálogo y la tolerancia interreligiosos a través del Consejo de Imanes y Dignatarios Musulmanes de Camerún (CIDIMUC).

En las zonas afectadas por la actividad de Boko Haram existe una larga tradición de cooperación interreligiosa entre cristianos y musulmanes, y se han emprendido notables iniciativas para la convivencia pacífica, especialmente las dirigidas por la diócesis católica de Maroua-Mokolo desde que en 2014 se hizo cargo de ella el obispo Mons. Bruno Ateba Edo. Varios medios de comunicación locales informaron de que, en algunas ocasiones, los cristianos han vigilado la seguridad de las mezquitas durante las sesiones de oración, y los musulmanes han correspondido custodiando las iglesias los domingos para avisar a tiempo y minimizar el riesgo de un ataque por sorpresa.

Varios imanes del norte de Camerún siguen defendiendo que la campaña violenta de Boko Haram no tiene nada que ver con la religión, sino que es una cuestión de extremismo y terrorismo político. Algunos dicen que el problema principal no son las tensiones interreligiosas, sino los conflictos intrarreligiosos en el seno del islam, que enfrentan al wahabismo contra versiones más moderadas del islam, las que desde siempre han prevalecido en el país. Al mismo tiempo, hay que señalar que la violencia de Boko Haram ha cambiado negativamente la opinión de muchos cristianos corrientes de Camerún, que asocian a Boko Haram con el islam; esto ha provocado una mayor estigmatización de algunos musulmanes.

La organización interreligiosa ACADIR (Association Camerounaise pour le Dialogue Interreligieux, ‘Asociación Camerunesa para el Diálogo Interreligioso’), fundada en 2006 y que opera a nivel nacional, ha representado un encomiable papel en la creación de unas relaciones fluidas entre católicos, protestantes y musulmanes. En 2017, las autoridades pidieron a la ACADIR que se hiciera responsable de los programas de reintegración de excombatientes de Boko Haram.

En Maroua, en 2015, los dirigentes cristianos y musulmanes crearon la Maison de la Rencontre (‘Casa del Reencuentro’). Ubicada en el barrio de Dongo, en Maroua, está gestionada por un comité compuesto por tres musulmanes, tres católicos, dos protestantes y un ortodoxo. Este centro fomenta el diálogo islamo-cristiano y organiza periódicamente talleres para jóvenes, mujeres, líderes locales…[8]

Futuro de la libertad religiosa

Durante los últimos años ha continuado la violencia causada por Boko Haram en la región del Extremo Norte de Camerún, aunque los esfuerzos del Ejército para llevar a cabo operaciones antiterroristas, unidos a la debilidad interna del Dáesh, son factores que podrían explicar la reducción del número de atentados.

Si bien se han realizado encomiables esfuerzos para conseguir unas relaciones fluidas entre cristianos y musulmanes, la naturaleza del conflicto ha provocado cierta hostilidad y percepciones negativas respecto a los musulmanes. Además de esta tendencia, que se ha mantenido durante el período estudiado en este informe, los atentados contra los fieles en las protestas que se están produciendo en las zonas angloparlantes del oeste de Camerún, sin olvidar la misteriosa muerte del obispo de Bafia, ofrecen razones de peso para la preocupación. Si durante los próximos años estos focos de conflicto siguen sin recibir la atención debida por parte de las autoridades pertinentes, es muy probable que la situación de la libertad religiosa se acabe deteriorando.

Notas finales / Fuentes

[1] Constitución de la República de Camerún de 1972, con enmiendas del 18 de enero de 1996. [En línea]. Disponible en: <http://confinder.richmond.edu/admin/docs/Cameroon.pdf>. [Consulta: 2 mayo 2018]. Tanto el preámbulo como los artículos citados de la Constitución camerunesa han sido tomados y traducidos de esta fuente.

[2] V. «Cameroon». En: oficina de democracia, derechos humanos y trabajo del depto. de estado de los estados unidos, International Religious Freedom Report for 2016 (‘Informe sobre la Libertad Religiosa en el Mundo 2016’). [En línea]. Disponible en: <www.state.gov/j/drl/rls/irf/religiousfreedom/index.htm#wrapper>. [Consulta: 2 mayo 2018].

[3] Información procedente de una conversación mantenida el 10 de abril de 2018 con un sacerdote que trabaja en la región del Extremo Norte de Camerún.

[4] V. «Cameroon». En: International Religious Freedom Report for 2016.

[5] «“Signs of violence” on body of murdered Cameroon bishop». En: AFFP. Recogido en: News 24, 12-7-2017. [En línea]. Disponible en: <https://www.news24.com/Africa/News/signs-of-violence-on-body-of-murdered-cameroon-bishop-20170712>. [Consulta: 2 mayo 2018].

[6] Datos procedentes de una conversación mantenida en marzo de 2018 con un sacerdote que trabaja en Camerún.

[7] N. K. Chimtom, «Catholic bishops, government clash over “genocide” claims in Cameroon». En: Crux, 12-10-2017. [En línea]. Disponible en: <https://cruxnow.com/global-church/2017/10/12/catholic-bishops-government-clash-genocide-claims-cameroon/>. [Consulta: 2 mayo 2018].

[8] «Association Camerounaise pour le Dialogue Interreligieuse». En: Antenne Régionale de l‘Extrême Nord. Synthese des Activités Menées en 2017-2018. Documento interno facilitado por uno de los dirigentes de la organización.

Acerca de nosotros

Ayuda a la Iglesia Necesitada - ACN, Fundación de la Santa Sede promovida por el Papa Pío XII, e iniciada por el P. Werenfried van Straaten en 1947, apoya anualmente alrededor de 6.000 proyectos pastorales en más de 140 países. A través de la oración, la información y la caridad, ACN ayuda a los cristianos necesitados o que sufren persecución en cualquier parte del mundo.