Religión

11.372.000Población

114.763 Km2Área

Leer el informe
keyboard_arrow_down

homekeyboard_arrow_rightBenín

Marco legal sobre libertad religiosa y su aplicación efectiva

Benín lleva varios años sometido a una creciente amenaza por parte del yihadismo islámico[1]. Este tipo de extremismo ya ha provocado una espiral de violencia en varios países vecinos. En Benín también suscita gran preocupación, a pesar de no haber sufrido atentados. Por eso se unió a la fuerza conjunta africana, integrada por varios miles de hombres, para luchar contra el grupo terrorista islámico Boko Haram en Nigeria, su vecino oriental. Benín ha enviado, en total, 793 soldaos, 361 gendarmes y 20 expertos militares a 9 misiones de paz en todo el mundo, especialmente en África. Asimismo, proporciona apoyo a las fuerzas de las Naciones Unidas establecidas al norte de Mali y cuya misión es también la de luchar contra el terrorismo islamista[2].

En Benín nunca ha existido una tradición de fundamentalismo religioso, ni en el ámbito de la legislación ni en el de la práctica u observancia por parte de la población. La Constitución del país define a Benín como Estado laico que prohíbe la discriminación religiosa. La libertad de credo está consagrada como un derecho humano fundamental y es defendida como principio básico de la interacción religiosa[3]. Quien desea fundar una comunidad religiosa tiene que presentar una solicitud en el Ministerio del Interior y registrar al grupo. Este proceso exige entregar una serie de documentos oficiales y pagar el equivalente a unos 80 USD. El Ministerio procede a la clausura de los locales de los grupos religiosos activos no registrados, hasta que formalicen debidamente el registro.

La ley prohíbe la formación religiosa en la escuela pública, de acuerdo con el principio constitucional de separación entre las Iglesias y el Estado.

Probablemente la diversidad religiosa de Benín sea una de las más amplias de la zona. El Estado respeta este pluralismo. Durante el período aquí estudiado, los funcionarios del Gobierno asistieron a ceremonias de dedicación, funerales y otros actos religiosos de distintos grupos[4].

Se considera que las relaciones entre las distintas confesiones son pacíficas.

Un 17 % de la población practica el vudú, muy extendido por África occidental. Musulmanes y católicos cuentan con un número similar de fieles[5]. Una pequeña parte de los benineses pertenece a la Iglesia del cristianismo celestial, comunidad cuyas enseñanzas siguen la Biblia al pie de la letra. Fue fundada en Benín en 1947, y actualmente tiene representación en varios países de África occidental.

Es habitual que las distintas confesiones religiosas se solapen. Hay cristianos y musulmanes que practican, además, el vudú, si bien no siempre abiertamente[6]. El sincretismo se puede encontrar en todos las clases sociales del país y suele aceptarse con normalidad. Ocurre, incluso, en el seno de una misma familia, sin que ello conlleve grandes tensiones o conflictos.

Incidentes

La tradición de relaciones interreligiosas pacíficas no ha cambiado durante el período contemplado en este informe, ni se han registrado actos de violencia. Como ya se ha dicho, en 2015 el país manifestó su compromiso con la tolerancia religiosa y la convivencia pacífica enviando tropas a la vecina Nigeria para unirse a la lucha contra Boko Haram.

Futuro de la libertad religiosa

Desde que en la década de 1990 se introdujera en el país el sistema multipartidista, Benín ha experimentado cuatro cambios de poder en las elecciones generales de 1991, 1996, 2006, y recientemente en 2016, cuando un hombre de negocios, Patrice Talon, anteriormente aliado del expresidente Thomas Boni Yayi, infligió una rotunda derrota al primer ministro de este último, Lionel Zinsou. En la segunda vuelta electoral, que se llevó a cabo el 20 de marzo de 2016, obtuvo más del 65 % de los votos[7]. Las elecciones volvieron a confirmar que Benín es una de las naciones más estables, desde el punto de vista político, de África occidental.

Por lo que se refiere a la Iglesia católica de Benín, las influencias externas no plantean tanto problema como la observancia superficial de la fe. Aunque el catolicismo sigue creciendo, durante la visita ad limina a Roma que realizaron los obispos de Benín en abril de 2015, el papa Francisco afirmó que la práctica religiosa del país «es superficial y carente de solidez»[8]. Continuó exhortándolos a que el «conocimiento profundo del misterio cristiano no sea prerrogativa de una élite»[9], sino que debe ser accesible a todos los fieles. Es imprescindible que los obispos de Benín estén «vigilantes ante las múltiples agresiones ideológicas y mediáticas»[10]. Un matrimonio y una vida familiar íntegros, apuntó el Santo Padre, son esenciales. Y continuó diciendo: «Sé que la pastoral del matrimonio sigue siendo difícil, teniendo en cuenta la situación concreta, social y cultural, de vuestro pueblo», pero instó a los obispos a no desanimarse: «[La familia] que la Iglesia católica defiende es una realidad querida por Dios»[11].

La Iglesia católica de Benín es considerada como un referente moral, no solo en las cuestiones ideológicas, sino también en las sociales y políticas. Muchas personas de Benín recuerdan vívidamente la visita del predecesor del papa Francisco, Benedicto XVI, en 2011. Numerosas personas no católicas manifestaron una opinión positiva de la visita y la consideraron el principio de una nueva conciencia religiosa.

La clara actitud de Benín contra el terrorismo islamista hace suponer que el país está en el punto de mira de las organizaciones yihadistas de África occidental[12].

Notas finales / Fuentes

[1] V. Cristina Silva, «Boko Haram Vows to Impose Sharia Law in Nigeria, Benin, Cameroon, Chad, Niger and Mali». Newsweek US edition, 20-3-2017. [En línea]. Disponible en: <http://www.newsweek.com/boko-haram-vows-impose-sharia-law-nigeria-benin-cameroon-chad-niger-and-571054>. [Consulta: 11 de febrero de 2018]; Isabella Hermann, «Unheilvolle Allianzen». Auslansdinformationen der Konrad-Adenauer-Stiftung, 13-7-2017. [En línea]. Disponible en: <http://www.kas.de/wf/de/33.49532/>. [Consulta: 27 marzo 2018].

[2] V. auswärtiges amt (‘Ministerio de Asuntos Exteriores de Alemania’), «Außenpolitik» (‘Política exterior’). [En línea]. Disponible en: <https://www.auswaertiges-amt.de/de/aussenpolitik/laender/benin-node/-/209034>. [Consulta: 27 marzo 2018].

[3] V. «Benin». En: oficina de democracia, derechos humanos y trabajo del depto. de estado de los estados unidos, International Religious Freedom Report for 2016 (‘Informe sobre la Libertad Religiosa en el Mundo 2016’). [En línea]. Disponible en: <https://www.state.gov/j/drl/rls/irf/religiousfreedom/index.htm#wrapper>. [Consulta: 27 marzo 2018].

[4] Ibidem.

[5] Para más información sobre las cuotas de las diferentes comunidades religiosas sobre el total de la población, consúltese: Brian Grim, y otros, (eds.), Yearbook of International Religious Demography 2017. Ámsterdam / Boston.

[6] V. «Benin». En: International Religious Freedom Report for 2016.

[7] V. Munzinger Archiv 2018 (‘Archivo Munzinger 2018’). [En línea]. Disponible en: <https://www.munzinger.de/search/start.jsp>. [Consulta: 27 marzo 2018].

[8] V. Papa Francisco, «Discurso del santo padre Francisco a los obispos de la Conferencia Episcopal de Benín en visita ad limina apostolorum». Libreria Editrice Vaticana, 27 de abril de 2015. [En línea]. Disponible en: <https://w2.vatican.va/content/francesco/en/speeches/2015/april/documents/papa-francesco_20150427_ad-limina-benin.html>. [Consulta: 27 marzo 2018].

[9] Ibidem.

[10] Ibidem.

[11] Ibidem.

[12] V. Cristina Silva, «Boko Haram…».

Acerca de nosotros

Ayuda a la Iglesia Necesitada - ACN, Fundación de la Santa Sede promovida por el Papa Pío XII, e iniciada por el P. Werenfried van Straaten en 1947, apoya anualmente alrededor de 6.000 proyectos pastorales en más de 140 países. A través de la oración, la información y la caridad, ACN ayuda a los cristianos necesitados o que sufren persecución en cualquier parte del mundo.