Persecución / Sin Cambios

Palestina y Gaza

Religión

4.797.000Población

6.020 Km2Área

Leer el informe
keyboard_arrow_down

homekeyboard_arrow_rightPalestina y Gaza

Marco legal sobre libertad religiosa y su aplicación efectiva

La Asamblea General de las Naciones Unidas, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y el Tribunal de Justicia Internacional consideran que los Territorios Palestinos se encuentran bajo la ocupación israelí [1]. Los Territorios nacieron en 1967 cuando Israel conquistó zonas que estaban en manos de Jordania y Egipto: Jerusalén Este, Cisjordania y Gaza. En 1993, en el curso del llamado Proceso de Oslo, Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) se reconocieron oficialmente de forma mutua. Un año después, la Autoridad (Nacional) Palestina se estableció como institución de autogobierno palestino en varias zonas de Cisjordania y Gaza, pero no en Jerusalén Este, que Israel considera parte integrante de su capital.

Desde entonces, las negociaciones bilaterales entre israelíes y palestinos para crear dos Estados que vivan uno junto al otro nunca han tenido éxito. En 2005 Israel abandonó Gaza, pero sigue controlando el acceso a la Franja. Por su parte, Hamás ocupó Gaza en 2007. A partir de ese momento se han librado varias guerras entre Israel y Hamás. Los Territorios Palestinos están divididos entre el Gobierno internacionalmente reconocido de Ramala y el Gobierno controlado por Hamás en Gaza[2]. En noviembre de 2012, la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció a Palestina como Estado observador no miembro. Actualmente, 137 países reconocen a Palestina[3].

Fatá, que controla a la Autoridad Palestina en Cisjordania, y Hamás firmaron el 11 de octubre de 2017 un acuerdo de reconciliación. Hamás aceptó transferir a la Autoridad Palestina el control administrativo sobre Gaza y la frontera con Egipto en Rafa. A cambio, la Autoridad Palestina levantaría las sanciones para aliviar el bloqueo económico de Gaza[4].

El Gobierno de los Estados Unidos calcula que la población palestina asciende a 2,7 millones de personas en Cisjordania y a 1,8 en la Franja de Gaza[5]. La Oficina Central de Estadísticas de Israel estima que en Jerusalén viven 536 600 judíos israelíes, es decir, aproximadamente el 61 % de la población total de la ciudad, que asciende a 882 652 habitantes[6]. Según la misma fuente, Jerusalén alberga a unos 332 600 palestinos, de los cuales aproximadamente 12 000 son palestinos cristianos, y a otros 2000 cristianos que no son palestinos. Y también según datos de la citada Oficina Central de Estadísticas, unos 400 000 judíos israelíes habitan en los asentamientos israelíes de Cisjordania; unos 50 000 cristianos viven en Cisjordania y Jerusalén, además de otros 1000 en Gaza. La mayor parte de los cristianos son greco-ortodoxos, y existen también católicos romanos, greco-católicos (melquitas), ortodoxos sirios, apostólicos armenios, católicos armenios, coptos, maronitas, ortodoxos etíopes, episcopalianos, luteranos y miembros de otras confesiones protestantes. Los cristianos se encuentran fundamentalmente en Jerusalén Este, Belén, Ramala y Nablus. En Jerusalén y Cisjordania también hay unos 360 samaritanos (rama del antiguo judaísmo), además de pequeños grupos de cristianos evangélicos y testigos de Jehová[7]. El estatus de Jerusalén Este sigue en litigio, lo que provoca continuas tensiones.

Según el Report on Palestine Administration 1922 (‘Informe sobre la Administración Palestina’)[8] elaborado por las autoridades británicas, los cristianos representaban el 9,6 % de la población en 1922 (en Palestina y Transjordania). Actualmente, se estima que suponen entre el 1 y el 2,5 % de la población en Cisjordania[9], y menos del 1 % en la Franja de Gaza[10].

Palestina no tiene Constitución, sino una Ley Básica Palestina que hace las veces de carta magna[11]. El artículo 4 dispone lo siguiente: «El islam es la religión oficial en Palestina. Se mantendrá el respeto a la santidad del resto de las religiones divinas. Los principios de la sharía islámica serán la fuente principal de la legislación». Según el artículo 9, «todos los palestinos serán iguales ante la ley y el sistema judicial sin distinción de raza, sexo, color, religión, opinión política o discapacidad». El artículo 18 establece que «están garantizadas la libertad de creencia, culto y celebración de las ceremonias religiosas, siempre y cuando no violen el orden público o la moral pública». Por su parte, el artículo 101 declara que los asuntos que entran en la jurisdicción de la sharía y del estatuto personal serán tratados en tribunales de sharía y religiosos conforme a la ley.

El 1 de abril de 2014 la Autoridad Palestina firmó varios tratados de derechos humanos, entre otros: el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y la Convención sobre los Derechos del Niño. Anteriormente, en 2007, la Autoridad Palestina había ratificado la Carta Árabe de Derechos Humanos. Todos estos tratados hacen referencia a distintos aspectos de la libertad de religión[12].

Legalmente, la conversión desde el islam no está explícitamente prohibida, aunque en la práctica supone afrontar una terrible presión social. El proselitismo está prohibido.

Por un decreto presidencial de 2001, los alcaldes de Ramala, Belén, Beit Yala y otros siete municipios más tienen que ser palestinos cristianos, aunque no haya una población mayoritariamente cristiana en estas ciudades[13]. Otro decreto presidencial de 2005 reserva a los cristianos seis escaños en el Consejo Legislativo de Palestina[14]. Hasta el año 2006, un escaño estaba reservado para la comunidad samaritana que vive en la ladera del monte Gerizim, cerca de Nablus[15]. El presidente Abás tiene ministros y consejeros cristianos. Los cristianos también están representados en el servicio exterior de la Autoridad Palestina y en su Administración.

Un decreto presidencial de 2008 reconoce oficialmente 13 Iglesias, entre ellas la católica romana, la ortodoxa griega y la apostólica armenia. Los tribunales eclesiásticos juzgan las cuestiones sobre estatuto personal como el matrimonio, el divorcio y las herencias conforme a las leyes de cada una de ellas. Otras Iglesias, sobre todo las evangélicas, no están oficialmente registradas pero pueden funcionar con libertad. No obstante, no gozan de los mismos derechos en los asuntos de estatuto personal.

En 2015 se firmó un Acuerdo Global entre la Santa Sede y el Estado de Palestina. En enero de 2016, entró en vigor plenamente. El acuerdo global trata aspectos esenciales de la vida y la actividad de la Iglesia católica en Palestina, como la libertad de la Iglesia para operar y la de los cristianos para practicar su fe y participar plenamente en la sociedad[16]. Es el primer acuerdo de este tipo en el mundo árabe.

La decisión del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de trasladar la embajada de su país de Tel Aviv a Jerusalén, reconociendo así a Jerusalén como capital de Israel, ha suscitado tensiones que han provocado violentas manifestaciones en la Franja de Gaza y en Jerusalén.

Incidentes

Durante la Semana Santa de 2018, el coordinador de las Actividades Gubernamentales en los Territorios Palestinos, departamento del Ministerio de Defensa de Israel, decidió restringir el acceso de los cristianos a este país. Solo se permitió la entrada a mayores de 55 años y a menores de 16[17]. Normalmente, Israel relaja las restricciones de entrada durante las festividades religiosas para que los palestinos puedan visitar los lugares sagrados de Jerusalén. Un representante cristiano de Gaza, cuya identidad no quiere que sea revelada, contó que estas restricciones supusieron que solo se permitiera entrar a Israel para celebrar la Semana Santa a alrededor de la tercera parte de una comunidad de 1100 miembros. Wadi Abunasar, portavoz de la Asamblea de los Ordinarios Católicos de Tierra Santa, declaró que las restricciones eran «lamentables» y añadió que la Semana Santa es una fiesta familiar y «no es razonable» dejar que entren en Israel los padres «dejando atrás en Gaza a sus hijos»[18].

La situación de la Franja de Gaza es enormemente preocupante. En una entrevista publicada en el número de junio de 2017 de Pro Terra Sancta, Tommaso Saltini, director de la Asociación Pro Terra Sancta, manifestó que siempre le había impresionado «la riqueza de la presencia cristiana en Gaza». Comentó, además, que se trata de «una comunidad pequeña, pero llena de esperanza a pesar del gran sufrimiento que experimenta. Siempre ayudan a todos sin distinción»[19].

El padre Mario da Silva, párroco de la iglesia de la Sagrada Familia, la única parroquia católica romana de la Franja de Gaza, comentó en una entrevista publicada en abril de 2018 que, en seis años, el número de cristianos de la Franja de Gaza ha descendido de 4500 a solo 1000[[20]
. El padre Da Silva trabaja con doce hermanas religiosas de distintas congregaciones (Siervas del Señor y de la Virgen de Matará, Misioneras de la Caridad y Hermanas del Rosario).

Según el padre Da Silva, «los jóvenes a los que se autorizó visitar los Santos Lugares de Jerusalén y Belén durante la Semana Santa del año pasado no regresaron […]. Se quedaron en la ciudad en la que nació Jesús y encontraron trabajo, poniendo los cimientos de una nueva vida. Por eso, aquí, todos quieren marcharse […]. Los cristianos viven fundamentalmente a base de endeudarse, comprando a crédito en el supermercado y prometiendo pagar más tarde. Las instituciones de caridad ayudan pagando esas deudas. Los parados se ven obligados a mendigar y a depender de la generosidad de los demás»[21]. Y añadió: «Con la ayuda de instituciones como la Misión Pontifica o el Patriarcado Latino de Jerusalén, la Iglesia intenta dar trabajo a más de 30 jóvenes para que no se vayan, porque son los que se van principalmente»[22].

Este sacerdote, nacido en Brasil, insistió en que la Iglesia se esfuerza por «preservar la integridad de la fe y defenderla, y por enseñar a los cristianos a vivir en medio de las dificultades y de una mayoría musulmana»[23]. Añadió que la Iglesia local ayuda a los miembros de otras religiones: «La comunidad cristiana es muy pequeña, y son dos millones de musulmanes que también tienen muchas necesidades. Siempre hemos abierto las puertas de nuestros colegios o nuestras iglesias en épocas de guerra para acoger a quienes buscan refugio»[24].

El padre Da Silva manifestó que los cristianos de Gaza se sienten abandonados por la comunidad internacional y que les gustaría que otras Iglesias y otros católicos del resto del mundo les prestaran «más atención»[25]. «El mundo solo se acuerda de nosotros cuando hay guerra. Afortunadamente, hay algunos grupos e instituciones como la Misión Pontificia, Amigos de Tierra Santa y algunas otras que nos ayudan», añadió[26].

Actualmente los cristianos de Gaza se enfrentan a nuevas dificultades, una de ellas es la posible infiltración de militantes del Dáesh en la Franja debido a su proximidad con la península del Sinaí y con la frontera egipcia de Rafa. Los militantes del Dáesh han actuado en la península del Sinaí atacando a los cristianos.

Futuro de la libertad religiosa

En los Territorios Palestinos bajo control de la Autoridad Palestina no existe libertad de religión, en el sentido de que los ciudadanos no tienen derecho a seguir la religión que quieran, o ninguna, o a cambiar de religión. Sin embargo, hay un nivel muy alto de libertad de culto tanto individual como colectiva. Los dirigentes palestinos alaban públicamente la presencia y contribución de los cristianos palestinos.

En Gaza la situación de los cristianos es más complicada. Hamás tolera al pequeño grupo de cristianos y sus instituciones dentro de unos límites que excluyen el proselitismo activo. Gaza alberga algunos grupos muy radicales que han amenazado a los cristianos del territorio. Los palestinos, tanto musulmanes como cristianos, de Cisjordania y Gaza sufren la ocupación israelí, que también limita su ejercicio de la libertad religiosa. Israel controla el acceso de musulmanes y cristianos de Cisjordania y Gaza a los Santos Lugares de Jerusalén Este. Los habitantes de las zonas controladas por la Autoridad Palestina no pueden visitar Israel sin un permiso concedido por la Administración Civil israelí de los territorios. En muchos casos, los permisos no se conceden, o solo se conceden a parte de los miembros de la familia, pero a otros no. Los representantes de la Iglesia denuncian con frecuencia esta práctica como opaca y arbitraria. En la mayor parte de los casos, la violencia de los colonos contra lugares e instituciones musulmanes y cristianos de los Territorios queda impune.

Los cristianos se encuentran entre dos fuegos y, para muchos de ellos, la situación se va haciendo cada vez más difícil.

Notas finales / Fuentes

[1] La situación de Gaza es más complicada. Israel afirma que ya no ocupa la zona, pero controla seis de sus siete pasos por tierra, su zona marítima y su espacio aéreo. Véase al respecto: I. Scobbie, «Southern Lebanon». En: E. Wilmshurst (ed.), International Law and the Classification of Conflicts. Oxford: Oxford University Press, 2012, p. 295.

[2] 5970 km2 (2305 mi2) para los territorios de Cisjordania, y 365 km2 (141 mi2) para Gaza.

[3] «International recognition of the State of Palestine». En: Wikipedia. [En línea]. Disponible en: <https://en.wikipedia.org/wiki/International_recognition_of_the_State_of_Palestine>. [Consulta: 4 julio 2018].

[4] «The Armed Conflict in Israel-Palestine». En la web: RULAC-The Geneva Academy, 31-1-2018. [En línea]. Disponible en: <http://www.rulac.org/news/the-armed-conflict-in-israel-palestine>. [Consulta: 5 julio 2018].

[5] «Israel, Golan Heights, West Bank, and Gaza». En: oficina de democracia, derechos humanos y trabajo del depto. de estado de los estados unidos, International Religious Freedom Report for 2017 (‘Informe sobre la Libertad Religiosa en el Mundo 2017’). [En línea]. Disponible en: <https://www.state.gov/j/drl/rls/irf/religiousfreedom/index.htm?dynamic_load_id=280988&year=2017#wrapper>. [Consulta: 5 julio 2018].

[6] Ibidem.

[7] Ibidem.

[8] «Report on Palestine Administration, 1922». En la web: Institute for the Study of Modern Israel – EMORY College for Arts and Sciences, 2017. [En línea]. Disponible en: <http://ismi.emory.edu/home/resources/primary-source-docs/1922report.pdf>. [Consulta: 6 julio 2018].

[9] agencia central de inteligencia (cia), «West Bank». En la web: The World Factbook, 4-6-2018. [En línea]. Disponible en <https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/geos/we.html>. [Consulta: 6 julio 2018].

[10] agencia central de inteligencia (cia), «Gaza Strip». En la web: The World Factbook, 4-6-2018. [En línea]. Disponible en: <https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/geos/gz.html>. [Consulta: 5 julio 2018].

[11] 2003 Amended Basic Law. En la web: The Palestinian Basic Law. [En línea]. Disponible en: <http://www.palestinianbasiclaw.org/basic-law/2003-amended-basic-law>. [Consulta: 5 julio 2018].

[12] «Freedom of Religion – A Human Rights-Based Approach to Discrimination Against Religious Minorities in the Palestinian Authority». En la web: Jerusalem Institute of Justice. [En línea]. Disponible en: <http://www.jij.org.il/wp-content/uploads/2015/03/Palestinian-Freedom-of-Religion.pdf>. [Consulta: 4 julio 2018]. También en: <https://jij.org/advocacy-materials/freedom-religion-human-rights-based-approach-discrimination-religious-minorities-palestinian-authority/>.

[13] «Israel, Golan Heights, West Bank, and Gaza». En: International Religious Freedom Report for 2017.

[14] Ibidem.

[15] J. Ridolfo, Digital Samaritans: Rhetorical Delivery and Engagement in the Digital Humanities. En la web: Digital Culture Books. [En línea]. Disponible en: <https://quod.lib.umich.edu/cgi/t/text/idx/d/drc/13406713.0001.001/1:11/–digital-samaritans-rhetorical-delivery-and-engagement?g=dculture;rgn=div1;view=fulltext;xc=1>. [Consulta: 8 julio 2018].

[16] J. A. Rowney, «Vatican recognises Palestine state as historic treaty comes into force». Catholic Herald, 4-1-2016. [En línea]. Disponible en: <http://www.catholicherald.co.uk/news/2016/01/04/vatican-recognises-palestine-state-as-historic-treaty-comes-into-force/>. [Consulta: 3 julio 2018].

[17] «Gaza Christians dismayed as Israel restricts entries over Easter». The Times of Israel, 30-3-2018. [En línea]. Disponible en: <https://www.timesofisrael.com/gaza-christians-dismayed-as-israel-restricts-entries-over-easter/>. [Consulta: 4 julio 2018].

[18]Ibidem.

[19] «“Help us bring light to the Christians in Gaza”: the appeal of the Parish Priest Fr. Mario Da Silva». En la web: Pro Terra Sancta, junio de 2017. [En línea]. Disponible en: <https://www.proterrasancta.org/en/help-us-bring-light-to-the-christians-in-gaza-the-appeal-of-the-parish-priest-fr-mario-da-silva/>. [Consulta: 3 julio 2018].

[20] M. J. Rondón, «As Palestinian Christians flee Gaza, priest expresses grave concern». En: Catholic News Agency, 10-4-2018. [En línea]. Disponible en: <https://www.catholicnewsagency.com/news/as-palestinian-christians-flee-gaza-priest-expresses-grave-concern-57321>. [Consulta: 4 julio 2018].

[21] «For Gaza priest, a forgotten people sees hope in war to receive aid». En la web: AsiaNews, 28-2-2017. [En línea]. Disponible en: <http://www.asianews.it/news-en/For-Gaza-priest,-a-forgotten-people-sees-hope-in-war-to-receive-aid-40063.html>. [Consulta: 5 julio 2018].

[22] Ibidem.

[23] Ibidem.

[24] M. J. Rondón, «As Palestinian Christians flee Gaza, priest expresses grave concern».

[25] Ibidem.

[26] Ibidem.

Acerca de nosotros

Ayuda a la Iglesia Necesitada - ACN, Fundación de la Santa Sede promovida por el Papa Pío XII, e iniciada por el P. Werenfried van Straaten en 1947, apoya anualmente alrededor de 6.000 proyectos pastorales en más de 140 países. A través de la oración, la información y la caridad, ACN ayuda a los cristianos necesitados o que sufren persecución en cualquier parte del mundo.